El efecto bokeh en fotografía

2
Cámaras fotográficas

En muchas fotos profesionales o en fotografías de estilo más cinematográficas observamos un efecto de desenfoque que resulta muy agradable y que hace que adquiera mayor protagonismo el objeto enfocado. A este efecto se le llama, profesionalmente hablando, el efecto bokeh.

Muchas cámaras automáticas permiten realizar este efecto generalmente utilizando la opción retrato o a través del macro. Pero si tienes una cámara réflex vamos a enseñarte a realizar este efecto manualmente y a entender cómo se consigue.

Conceptos previos para conseguir el efecto bokeh

El efecto bokeh tiene que ver con varios conceptos de la fotografía que combinados producen este resultado. Estamos hablando de la profundidad de campo, el diafragma y el obturador.

El diafragma

El diafragma es una pestaña de nuestra lente u objetivo que es la que regula la entrada de luz para la toma. Es decir, el diafragma controla la cantidad de luz que queremos que entre en la película (para cámaras analógicas) o sensor (para cámaras automáticas -que son, prácticamente, la mayoría ahora-).

El diafragma se expresa en fotografía con el símbolo f. Y su medición es, al principio, un poco complicada de asimilar ya que funciona al revés. Es decir, cuanto mayor sea el número del diafragma menor luz estaremos dejando pasar, y cuanto menor sea el número, mayor luz estaremos dejando entrar en nuestra toma.

f:1 es un diafragma muy abierto. Es decir, dejamos entrar mucha luz en nuestra toma.

F:16 es un diafragma mucho más cerrado. No dejamos pasar tanta luz.

Diafragma de un objetivo fotográfico

Diafragma de un objetivo fotográfico

El obturador

El obturador es el dispositivo de nuestra cámara que controla el tiempo de exposición de la luz a nuestra película o sensor fotosensible. La medición del obturador se expresa a través de fracciones de segundo. Generalmente la velocidad de obturación la podremos seleccionar entre 30 segundos o 1/16000. Cuanto mayor sea la velocidad de obturación mejor conseguiremos congelar nuestras fotos. Es decir, si estamos sacando fotos en movimiento y no queremos que nos salgan borrosas deberemos usar una velocidad de obturación por encima de 1/125. Por otro lado, si lo que queremos es conseguir el efecto fantasma, dejaremos la cámara fija con una velocidad de obturación alta.

Profundidad de campo

Es el espacio en nuestra foto que está enfocado. Así una foto con efecto bokeh tendrá muy poca profundidad de campo. Generalmente un retrato tendrá poca profundidad de campo y una fotografía de paisaje tendrá mucha profundidad de campo.

Cómo conseguimos el efecto bokeh

Para conseguir el atractivo efecto bokeh tenemos que jugar con estos tres elementos descritos anteriormente: diafragma, velocidad de obturación y profundidad de campo.

La regla es sencilla: cuanto menor sea el diafragma mayor profundidad de campo obtendremos. Es decir, cuanta más luz dejemos pasar por nuestro objetivo más desenfoque conseguiremos.

Esto parece fácil de conseguir  a priori pero no podemos olvidarnos del obturador. Es decir, en la mayoría de las condiciones, no podemos dejar el diafragma muy abierto (f:1) con una velocidad de obturación muy larga (2 segundos) pues nuestra fotografía se quemará. Entonces si queremos conseguir nuestro efecto bokeh necesitaremos fijar el diafragma lo más abierto posible que nos permita nuestro objetivo (menor número f) y jugar con una velocidad de obturación que no deje entrar la luz demasiado tiempo para no quemarla. Para poder saber cuál es esta velocidad de obturación nos tenemos que fijar en el fotómetro, que es la barra que aparece en la pantalla cuando estamos sacando una foto. Esta barra se mueve entre -2 y +2. Lo ideal, para que nuestra fotografía no quede ni demasiado quemada ni demasiado oscura, es que en el barra el fotómetro marque entre 0 y +1.

Si seguimos estos pasos y disponemos de un un objetivo con diafragma muy abiertos (a partir de f:3 o menor número) conseguiremos este efecto tan romántico.

Otra maneras de conseguir el efecto bokeh

Conseguir un efecto de desenfoque en nuestra fotografía también lo podemos realizar con otros trucos. Los objetivos macro y algunas opciones macro de cámaras automáticas también consiguen este objetivo (lo que no te servirá para un retrato).

Si tienes un teleobjetivo, puedes conseguir un efecto bokeh en tu retrato alejándote mucho de tu objeto a fotografiar y usando todo el zoom disponible de tu teleobjetivo, de esta forma conseguirás dejar enfocado al sujeto y desenfocar el fondo.

Ya tienes los conceptos e ideas necesarias para realizar retratos con desenfoque. ¡Ahora a ponerlo en práctica en Instagram, fliker o simplemente para tu banco de imágenes personal!

Paula Pérez-Aranda es licenciada en Publicidad y RR.PP por la Universidad Complutense y copywritter en Misobrino. Pero sobre todo, sobre todo lo que le gusta es escribir, hablar, leer, contar historias, noticias, estar al día del marketing online y comunicar, comunicar y ¡comunicar!

Acerca del autor/a

Paula Pérez-Aranda

Paula Pérez-Aranda es licenciada en Publicidad y RR.PP por la Universidad Complutense y copywritter en Misobrino. Pero sobre todo, sobre todo lo que le gusta es escribir, hablar, leer, contar historias, noticias, estar al día del marketing online y comunicar, comunicar y ¡comunicar!

2 comments

Escribe un nuevo comentario

Tazas pantone

Cómo elegir los colores de tu marca

Si en anteriores artículos ya distinguimos entre modelos de color (RGB, CMYK y Pantone ®) esta vez vamos a estudiar algunas claves básicas para combinar colores ...